Con una visión del juego espectacular, María Perea es pura magia en el 40×20, viendo el hueco casi imperceptible para llevar la bola al fondo de la red.
En su segundo año senior en Bm Montequinto, María Perea ofrece “trabajo y sacrificio” para lograr que el equipo consiga todos los objetivos que se proponga.
“Espero una temporada mejor que la anterior y trabajaré para conseguirlo”.
María Perea es una jugadora desbordante y capaz de ver claramente el juego rival, una ventaja que redunda enormemente en el rendimiento final del conjunto.