Álvaro Espino ofrecerá una temporada más su experiencia en portería para mantener a buen recaudo la seguridad quinteña.

Forjado en mil batallas, este quinteño legendario considera que “es hora de dar otro pasito, afianzar el grupo y seguir creciendo”

“El covid nos alejó de las pistas en nuestro mejor momento y cuando tengamos la oportunidad de volver el equipo tiene que demostrar que está lejos de su techo”, son la reflexiones de un Álvaro Espino que ha

destacado que individualmente “tras la vuelta a casa me he encontrado comodísimo en el grupo, nos llevamos genial y creo que tenemos una gran portería , no hay mejor base que esa para asentar un proyecto

competitivo”.

“Mi ilusión sigue a tope y físicamente me encuentro mejor que nunca, así que espero tener un gran año y ayudar a mis compañeros tanto dentro como fuera de la pista”.

Una ilusión que alaba su técnico, Ricardo Márquez, quien considera un “regalo” contar en un mismo jugador con la experiencia y ganas que atesora Álvaro.

“Un referente en portería” que además aporta una gran personalidad fuera de las pistas, ha subrayado.