Nuestro eterno capitán, Javi Martínez, inicia una nueva singladura.

Desde que era un niño lo hemos visto crecer en lo físico y en lo deportivo, dirigiendo el barco quinteño en lo bueno y en lo malo.

Javi Martínez  ha bebido con el club las mieles del éxito, pero ha estado también en las duras, peleando cada centímetro

en la pista para dejar siempre muy alto el pabellón quinteño.

Nos deja ahora un hasta luego para emprender una aventura en la que sólo podemos desearle la mayor de las fortunas.

Mucha suerte capitán, nos alegraremos de cada uno de tus éxitos.